LOS INDIOS PIELES ROJAS

Continuamos con el viaje. Ahora nuestros dos amigos van a visitar a sus hermanos indígenas en el norte. Se trata de una fiesta de los indios Pieles Rojas de Nuevo México. El lugar se llama JEMEZ.

Parece era la fiesta de Guadalupe, allí estaba su bandera, dicen.

Pues los Pieles Rojas vieron que los zinacantecos son indios de verdad. Ustedes van a ver por qué.

Mire usted una cosa, ¿Qué tiene que ver la borrachera con el carro? Mire usted otra cosa ¿se ha fijado que los zinacantecos tienen cada vez más, bastante carro?

LOS INDIOS PIELES ROJAS

 Fuimos también a un lugar que se llama JEMEZ. Fuimos a ver una fiesta allí, porque estaban celebrando una fiesta. Estaban celebrando la fiesta los jóvenes, los viejos, los hombres, las mujeres, hasta las muchachitas. Pero bebían sus copas, hasta las muchachas se emborracharon. Cada grupo tenía sus tambores. Bailaron y cada grupo bailaba al son. Como los Tan Sat (de chamula).

 Bueno, estaba yo parado lejitos. Y un hombre me encontró parado allí. Un hombre que me llevo a su casa.

–          Vamos, amigo, vamos a comer”. – me dijo.

 Pero con pena me fui, porque tenía miedo de ir solo. Bueno, vi que estaba cerca su casa. Me fui pero tenía miedo porque de repente me quede solo.

 Bueno, entre en su casa, me senté. Pero tenía miedo porque el hombre también estaba solo.

–          “Bueno, vamos a comer, quédate un rato”. – me dijo.

–          “No sé, porque de repente se va mi compañero, de repente me quedo”. – le dije.

Pero el estaba distraído, solo me dio una taza de café. Ora, cuando estaba yo tomando el café, llego una muchachita.

 –          “Quédate aquí, te voy a dar esta muchacha”. – dijo.

–          “Bueno, gracias, pero no puedo quedarme porque mi casa está lejos”. – dije.

–          “Vamos a platicar, en otro rato, porque voy a ver a mis compañeros”. – dije. Y me fui pronto.

 Me vine a encontrar a mis compañeros, parados allí, mirando la fiesta.

 Pero cuando termino la fiesta todos estaban bolos, hasta las muchachas. No les importo.

 Bueno, durante la fiesta algunos bailaron sobre un pie. Pero todas las mujeres tenían sus piernas vendadas. En vez de calcetines, como las mujeres ladinas de San Cristóbal, solo las tenían vendadas con manta. Sus zapatos eran de piel delgada y tenían cascabeles como tienen los “Gran Ladinos” de la fiesta de San Sebastián.

 Pero el pelo de los hombres era del mismo largo que de las mujeres. Pero dicen que los dioses de los indios son distintos. Pero ellos también entran en la iglesia.

 Pero todos los indios tienen sus carros también. No solo son los ladinos que tienen sus carros. Los carros de los indios estaban por todas partes.