FLORECIDA MUJER

¿De qué se trata ahora?

La mujer ya quiera aprender a teñir la lana para hacer su falda, su chamarro. Quizás va a pedir que se la enseñe a teñir cuando sale de la primaria. Quizás va con su madre o con su tía, el domingo o el día de mercado.

Va a la iglesia, ofrece velas, incienso y trago a Santa Rosa. Ante la santa se inclina y comienza su canto. El tono es aquel que todos conocemos. Conto que a nosotros nos sugiere los viejos tonos del gregoriano que, hace tiempo, trajeron los frailes a esta tierra. ¡Quién sabe! Lo seguro es que canto sale del corazón.

Esta oración viene del municipio de San Juan Chamula. Bueno, si los indígenas no tienen libros porque se los han robado ¿a qué se refiere cuando habla de las “paginas” de los “libros”, las “letras”? Así nos respondió ella “nosotros no tenemos libros pero tenemos huipiles, allí apuntamos”.

La “hierba amarga”, es la planta más común para teñir de negro. Para preparar el tinte es necesario poner la hierba en una olla, con lodo y agua, haciéndola hervir durante tres días. Cada día se le cambia de hierba.

Cualquier mujer chamula conoce la “hierba amarga” ¿y usted?

Bueno, quizás ya estamos preparados para oír la oración de la que quiere aprender a teñir.

 FLORECIDA MUJER

Madre en flor

Tus primeras hijas

Tus primeras hijas

Quieren tener sus rebozos

Quieren tener sus chamarros

Para no sufrir de helada

Para no sufrir de lluvia

Cánsate hasta la muerte

Pon en sus cabezas

Pon en sus corazones

Pon en sus manos

Pon en sus corazones

Los tres husos

Las tres primeras cardas

Las tres primeras ollas

Los tres primeros tintes

Las tres ramas de “hierba amarga”

Las páginas de los tres libros

Los tres tintes de las letras

Tus primeras hijas

Tus primeras hijas

Quieren aprender quieren aprender

Antigua Madre en Flor.

Acerca de admin

Lives in Mexico and works on migration and development, and works on image texts. Vive en México y trabaja en temas de la migración y desarrollo. Por aparte hace arte con imágenes y textos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente.