PESARON EL DINERO

Entonces pensaron como iban a defender sus minas y como iban a correr a los otros españoles.

Bueno, ese grupo de españoles se preguntaron:

–          ¿De donde vino un indio como este? ¿Dónde encontró su dinero? Pero no lo vamos a matar todavía. Mejor vamos a hacer un oficio, para avisarle que nos espere el día que vamos a llegar. Vamos a ver si es verdad que tiene dinero. Nosotros vamos a llevar todo nuestro dinero. –dijo el Rey Español.

 Mandaron el escrito al Señor Rey para que espere al Rey Español. Dijeron que buscara un buen lugar para ver quien tenía y quien no tenía dinero. Si es que tenía más dinero el Rey Español, se iban a llevar todo el dinero del Indio Rey. Ahora si es que tenía más dinero el Indio Rey, se iba a quedar con todo el dinero del Rey Español; así decía el escrito. Bueno, el Indio Rey contesto:

–          Puede venir a visitarme, si quiere. A mí ni me importa: si se va todo mi dinero, ni modos; si hasta a mi me llevan, también ni modos. –dijo el Rey. Estaba muy confiado. Así respondió al escrito.

 Llego el dinero del Rey Español. Como antes todavía no había carro, entonces buscaron mulas y en ellas trajeron cargando su dinero. Se junto muchísimo. Todo Tuxtla se lleno de mulas. El dinero no estaba contado, nada mas estaba por montones. Vinieron los mayores del Rey Español, pero el mismo no vino. Solo vinieron otros en su lugar. Y dijeron:

 –          Bueno, aquí está todo nuestro dinero, mira como es. Y tú, ¿tienes tanto dinero como este? ¿lo vamos a pesar o qué? Mejor sería que lo pesáramos, ya que si lo contamos nunca terminaríamos. Lo pesamos por almud o por litro. –dijeron los españoles.

 El Indio Rey dijo:

–          Se puede hacer así como dicen. Para mí, ni modos si se va mi dinero. Yo nada mas tengo esta cantidad. No tengo mucho dinero. –dijo el Indio Rey.

 Tenía su dinero en un cajón. No lo tenía amontonado en el suelo, sino que lo tenía bien guardado, como maíz, en tres cajones.

 –          Bueno pues, que sea así. –dijeron los hombres del Rey Español.

Entonces pesaron por almudes. Pesaron y pesaron. Les llevo ocho días para pesar el dinero. Ya mero terminaban:

–          ¿Y cuándo vamos a pesar tu dinero? –le preguntaron al Indio Rey.

–           Cuando acaben de pesar el de ustedes, voy a pesar el mío. A ver hasta cuando acabo. ¿Les falta mucho todavía o ya no? – contesto el Indio Rey.

–          No, falta poco para que acabemos. Vamos a terminar de una vez. – dijeron.

Los hombres del Rey Español pesaron todo su dinero.

 Bueno:

–          Ahora ven. Comencemos a pesar tu dinero. – le dijeron al Rey.

Empezaron a pesar. Se juntaron muchos compañeros del Indio Rey. Sacaron el dinero en un cajón, lo sacaron para pesar. El Señor Rey fue a ver; ya habían pesado la mitad del cajón, ya no lo pesan. Ya queda poco y es el más chico.

–          Ahora van a pesar el que está en medio; o sea el mediano. Veamos que tanto sale de allí. Si acaban con ese, comiencen con el más grande y último. Y si se acabo se acabo, se fue todo mi dinero dijo el Rey.

 Los españoles todavía estaban muy contentos; alegres estaban porque vieron que quedaba poco dinero del Indio Rey. Pero cuando acabaron con ese de en medio, no había pesado todavía ni l mitad del dinero del Indio Rey, y ya había tanto como el dinero de los españoles.

 Entonces los españoles:

–          ¿Qué vamos a hacer ahora? Porque nosotros ya estamos perdidos. ¿Qué vamos a hacer? El  Indio Rey todavía no termina, dice que todavía tiene otro cajón allá. Nuestro dinero ya no alcanza. Ni modos, que se quede. – dijeron los españoles y dejaron de pesar el dinero. Bueno ¿y ahora que vamos hacemos? ¿el dinero se va a quedar aquí de una vez? – dijeron los españoles que pesaron el dinero.

–          Ahora sí, se queda el dinero porque nosotros así lo acordamos, así apostamos. Nadie va a ofender al otro. Pero se acabo el de ustedes y el mío sobro. Pues ¡se queda para mí! – dijo el Indio Rey.

Acerca de admin

Lives in Mexico and works on migration and development, and works on image texts. Vive en México y trabaja en temas de la migración y desarrollo. Por aparte hace arte con imágenes y textos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente.